Este héroe pensionista reaccionó rápido cuando tres ladrones encapuchados irrumpieron en una casa de apuestas martillo en mano en Glanmire, Irlanda.

Uno de ellos le llegó a apuntar con un arma mientras los otros dos intentaban llegar a las cajas registradoras. Ni corto ni perezoso, echó mano de un taburete para echar a los ladrones, dio patadas y puñetazos. Y logró sacarlos de la sala sin recibir ni un solo golpe.

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios