Con las altas temperaturas, hay que tener especial cuidado con los animales, sobre todo en localizaciones en las que algunas especies no están acostumbradas a pasar tanto calor. En Alemania refrescan a los osos polares del zoo de Berlin, a base de fruta camuflada en bloques de hielo. Mientras, en Hamburgo, los cisnes del lago han tenido que ser trasladados a un refugio frío para protegerles de las consecuencias del calor.

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios