Aunque sus amigos no paraban de reírse y además sacaron el móvil para grabar el momento, el joven no supo lo que estaba ocurriendo hasta que la policía que chequeaba su equipaje sacó un juguete sexual del mismo. Lejos de tomárselo mal, la propia policía comenzó a reírse, e incluso la víctima se divirtió con la broma después de superar la vergüenza.

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios