Harriet tiene tres años. Aparentemente parece un perro normal pero su comportamiento muestra la tristeza que lleva en el corazón.

Se ve que está muy cansado. Para otro perro sería muy fácil acurrucarse y tumbarse en el suelo pero no para él, que sólo sabe dormir de pie.

Harriet es uno de los 200 perros salvados de una empresa coreana en la que los canes se convierten en comida para restaurantes locales.

Harriet ha vivido durante muchos años de su vida encerrado en jaulas muy estrechas junto a otros perros en espera de un destino cruel.

Ahora está en Florida gracias al trabajo de la Humane Society of Tampa Bay. Con el tiempo aprenderá a usar su camita y apreciará el amor de unos dueños pero nadie le podrá devolver el tiempo pasado en un infierno creado por un humano.

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios