Rowdy es un labrador negro que no tiene nada de extraordinario… a no ser que se fije en sus ojos. A pesar de haber nacido con el pelaje completamente oscuro, en 2014 le empezaron a aparecer unas pequeñas manchas blancas que poco a poco fueron creciendo hasta ocuparle la práctica totalidad de la cara. Los veterinarios le diagnosticaron vitíligo, una enfermedad que despigmenta la piel y que, a tenor de lo visto, también sufren los perros.

La singularidad de esta mascota, que ya suma 14 años, le ha motivado ser toda una estrella en Canby –Oregón, Estados Unidos–. Y no solo en su ciudad, sino que Rowdy tiene más de 33.000 seguidores en su cuenta de Instagram.

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios