El Confidencial TV

La tierna historia de Hoshi, un perro ciego, y su compañero guía

Hoshi, un perro Esquimal Americano, sufrió un grave glaucoma ocular cuando tenía 11 años, enfermedad por la que tuvo que sufrir una extirpación de los ojos.

En paralelo, su propietaria, Paulina Pérez encontró a un perro enfermo y abandonado que vagaba por las calles de Washington y decidió adoptarlo. Se trata de un Pomerania al que llamó Zen.

Desde que el nuevo can llegara a casa hizo muy buenas migas con Hoshi, pero nunca pudieron imaginar que su labor iba a ser tan importante para su otro perro.

Zen hace de perro guía para Hoshi y ambos son dos perros muy felices a los que les encanta pasear juntos. Ya nada ni nadie los puede separar.

Instagram: the.fluffy.duo

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios