Holly Breaux se dio cuenta de que, todos los días, un niño paraba con su bici delante de su garaje y se colaba dentro sin pedir permiso. Las cámaras de seguridad grabaron las imágenes que le hicieron saltar las alarmas… hasta que se dio cuenta del motivo y su corazón se inundó de ternura. La razón de que el pequeño entrara en su casa era darle abrazos y caricias a su perro, e incluso a veces jugaba lanzándole una pelota rápidamente antes de que le descubrieran. Holly publicó el vídeo en su cuenta de Facebook a finales de mayo por si alguno de sus vecinos conocía al protagonista de la grabación: quería transmitirle que podía ir a su casa en cualquier momento para jugar con la mascota. La madre del niño contactó la mujer y le confesó el gran amor de su hijo Josh por los animales, sobre todo después de que hace un año la perrita de la familia muriera. Desde entonces, Josh y su nuevo amigo juegan a diario.
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios