¿A la segunda irá la vencida para la NASA y SpaceX? Las condiciones meteorológicas adversas obligaron a retrasar hasta este sábado el lanzamiento de la cápsula Crew Dragon, a bordo de la cual viajan Bob Behnken y Doug Hurley, dos astronautas con la misión histórica de llegar a la Estación Espacial Internacional (EEI) a bordo de un cohete operado por una compañía privada. 

El proyecto Demo-2, cuyo momento clave estaba previsto para este miércoles, no sólo es un hito por la aportación de la empresa que dirige Elon Musk, sino además porque podría erradicar la dependencia que Estados Unidos tiene de Rusia en el terreno espacial. 

Desde que el gigante norteamericano clausurara en 2011 el programa de transbordadores espaciales tras 30 años de servicio, cada vez que quiere enviar astronautas al espacio tiene que hacer uso de las naves rusas Soyuz. Para evitarlo, en 2014 la NASA concedió a SpaceX y a Boeing 6.800 millones de dólares (6.235 millones de euros) en contratos para impulsar la capacidad de volar al laboratorio orbital sin comprar asientos a Rusia. 

Todo estaba preparado para que el lanzamiento se produjera este miércoles en el Centro Espacial Kennedy en Cabo Cañaveral, Florida, hasta donde se habían desplazado el presidente estadounidense, Donald Trump, y el vicepresidente, Mike Pence. Sin embargo, la nave no llegó a despegar, puesto que el mal tiempo ponía en riesgo la seguridad de los tripulantes. 

La nueva oportunidad tiene lugar este sábado a las 21:22 (hora española) y podrá verse en directo desde los canales de YouTube de la NASA y SpaceX. Asimismo, la retransmisión del momento y toda la información relacionada estará disponible en la web de El Confidencial. 

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios