La estampa que se puede ver este martes en la Castellana, principal arteria del centro de Madrid, a la atura de Nuevos Ministerios, es del todo atípica. En el duro y ardiente asfalto veraniego por el que se mueven a diario miles de coches, hoy campan a sus anchas solo centenares de taxistas en huelga y sus familiares.

Se mueven entre sus propios coches, aparcados cada pocos centímetros como un muro blanco y rojo. Dejan solo un carril libre para otros taxis y algunos autobuses que recorren este tramo de la avenida.

El paisaje se completa con tiendas de campaña tendidas tras los coches y mesas improvisadas con huelguistas charlando, comiendo y riendo. Todos aprovechan las pocas sombras que deja el implacable sol de agosto en Madrid.

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios