El invierno es la mejor época del año para ver al gato montés, ya que el blanco de la nieve hace destacar su color más pardo. 

Se diferencia de los gatos domésticos en su envergadura, el montés es más grande y corpulento. Además, el ibérico es de mayor tamaño que el resto de Europa y puede llegar a superar los ocho kilos. 

Se refugia en el arbolado pero caza en matorral abierto, con la elegancia propia de los felinos, como se puede ver en este vídeo de la Fundación Aquae. 

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios