El voluntariado no solo tiene un impacto en la comunidad, sino también en aquellos que realizan las actividades voluntarias. De hecho, hay estudios que avalan que dedicar tiempo a las personas que lo necesitan mejora considerablemente nuestros niveles de felicidad y nuestros voluntarios nos confirman que así es y que, al final, acaban recibiendo mucho más de lo que dan. Teresa Rozas, voluntaria de Aldeas Infantiles SOS, confiesa que “aunque la intención inicial sea la de devolverle a la sociedad todo lo bueno que tienes, lo que resulta al final es que todo ese tiempo te es devuelto en forma de amor, de cariño y de respeto”.

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios