¿Hay alguna ballena más temible que la azul? Probablemente no, pero hay una que se le parece bastante: la Balaenoptera brydei o ballena rorcual, que le sigue en tamaño y en presencia física. Debe su nombre a un noruego que se enriqueció con las factorías de ballenas para luego arruinarse.

Lo más llamativo de la rorcual quizá sea su tremenda velocidad: en ciertos momentos puede llegar a alcanzar los 37km/h, siendo una de las ballenas más rápidas del mundo.

Como vemos en este vídeo de la Fundación Aquae, pese a su tamaño, es más bien discreta. Cuando saca la cabeza a la superficie para comer no se le ve la aleta caudal.

¿Quieres identificar una ballena rorcual? Fíjate bien: tienes tres crestas longitudinales que le recorren el rostro gris oscuro, además de esos surcos claros de la garganta.

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios