Las morenas producen sentimientos encontrados. Por un lado, sus vistosos colores y su forma de nadar, hipnotizan; por otro, sus ojos y, sobre todo, su gran boca, atemorizan. 

No ayuda que sean peces nocturnos, que se ocultan durante el día para cazar de noche cefalópodos y moluscos. Las morenas no son agresivas, pero sí es cierto que atacan cuando se sienten amenazadas.

Prefieren las aguas tropicales, subtropicales y el Mediterráneo. Y las partes rocosas y arrecifes de coral donde pueden permanecer ocultas mientras esperan la llegada de la presa.

Descubre más en este vídeo de Fundación Aquae.

 

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios