Es confundido habitualmente con una serpiente, por su forma, pero en realidad el lución es un lagarto sin patas.

A pesar de su aspecto, es totalmente inofensivo. Solo se alimenta de babosas y caracoles y es él quien debe defenderse de sus depredadores. Lo hace usando su cola, de la que puede deshacerse para escapar. La otra gran característica es que puede regenerarla.

En España, puedes encontrarlos en el norte de la península, si consigues verlo porque son lagartos muy reservados, que se esconden debajo de las piedras para refugiarse del sol, como te cuenta este vídeo de Aquae.

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios