La primera ave que cita Cristóbal Colón en su ‘Diario de a bordo’, el viernes 14 de septiembre de 1492, es un charrán, que dicen los de la carabela 'Niña' que habían visto y que cita Colón con el nombre de ‘garjao’. 

El charrán se diferencia de las gaviotas por la cola ahorquillada, pero, sobre todo, por la esbeltez de sus alas, donde la luz del sol se transparenta en las plumas primarias interiores.

En este vídeo, proporcionado por la Fundación Aquae, podemos verlo anidando en zonas húmedas costeras por la proximidad del mar para pescar.

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios