La tecnología al servicio de la industria automovilística para intentar salvar vidas. Eche un vistazo al vídeo para comproblarlo. Así es un impacto a 100 kilómetros por hora contra una señal de tráfico. El habitáculo se deforma y el poste hace saltar los sistemas de seguridad. Pero si el accidente lo tenemos contra esta señal inteligente el resultado es distinto. El poste se parte y los daños se minimizan. Se evitan así graves accidentes como este con dos fallecidos. El poste quedó intacto y el vehículo destrozado. Pero si circulamos por debajo de los 50 kilómetros por hora, el poste inteligente permanece anclado. Los ocupantes del vehículo no sufren daños graves y la señal hace de barrera ante posibles peatones implicados. La señalización inteligente funciona también en otros soportes. Esta base hace que la farola se parta sin que sufran los ocupantes y estas balizas deformables evitan lesiones al impactar contra ellas. Soluciones económicas que salvan vidas.
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios