El movimiento #BlackLivesMatter continúa. Las calles de Estados Unidos han vuelto a llenarse de violencia tras las protestas en la ciudad de Kenosha, en Wisconsin, donde los participantes han burlado el toque de queda. El motivo, pedir la detención de dos agentes de policía implicados en el tiroteo a un hombre negroJacob Blake recibió siete disparos por la espalda por parte de las autoridades sin motivo aparente y en presencia de sus tres hijos de 3, 5 y 8 años. Tras el suceso, los policías solo han sido relevados del cuerpo, mientras que Blake tuvo que ser operado de urgencia como consecuencia de las heridas sufridas. De nuevo el abuso policial sobre la mesa, y condenado por cientos de personas que tres meses después del asesinato de George Floyd vuelven a alzar la voz por la lucha antirracista.

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios