El primer encuentro entre Pedro Sánchez y Donald Trump en la sesión plenaria de la cumbre del G-20 en Osaka (Japón) se ha saldado con un gesto que no ha pasado inadvertido: después del cordial y rápido saludo inicial entre ambos mandatarios, el presidente estadounidense ha señalado con gesto serio el sitio donde el español debía sentarse. Acto seguido, Sánchez se ha sentado con una amplia sonrisa, acomodándose en la mesa. 

Frente a los que han querido ver una actitud brusca y cortante en el gesto del líder norteamericano, fuentes de la Moncloa aseguran que el episodio ha sido "una broma" y que en ningún momento se ha tratado de una situación en la que Trump ha mandando sentar al presidente español. De hecho, le han restado importancia y han subrayado la cordialidad con la que se han saludado.

Según una persona de protocolo que se encontraba al lado de los mandatarios en el momento del saludo, Trump ha bromeado con Sánchez y le ha dicho que tenía "un buen sitio" en la mesa. Tras el comentario, Trump le habría señalado su lugar en la mesa y Sánchez se habría sentado y reído de la "ocurrencia".

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios