Es un honor para muchos americanos escuchar el himno oficial de su país, pero algunos jugadores hincan la rodilla para mostrar su rechazo a Donald Trump. De pie escucharon el himno de su adversario. Protestan por la violencia racial. El presidente toma nota y redobla sus ataques. "¿No os gustaría que los dueños de equipos de fútbol americano, cuando alguien faltara el respeto a nuestra bandera, dijeran: sacad a ese hijo de perra ahora mismo. ¡Despedidlo. Despedidlo!?", ha dicho el presidente. Los entrenadores de la liga norteamerciana no piensan tomar medidas con sus jugadores. Pero con la NFL no es la única de las grandes ligas norteramericanas con las que Trump está en guerra. Los últimos campeones de la NBA no acudirán a la tradicional recepción en la Casa Blanca. Stephen Curry, estrella de los Golden State Warriors, fue claro al recibir la invitación. "No quiero ir", así de rotunda fue la respuesta a esa invitación honorífica. Horas después en Twitter, Trump le contestaba con los caracteres ya frecuentes en su cuenta y le retiró la invitación. Rechazo de los jugadores del futbol americano, de baloncesto y también de cantantes. El último Stevie Wonder de la misma forma. Con ambas rodillas sobre el escenario luchando por los derechos de todos los que representan la bandera.

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios