En agosto de 2014, los fundamentalistas de Estado Islámico cercaron, asesinaron y secuestraron a miles de yazidíes cerca de la frontera turco-iraquí. El resto, presa del terror, abandonó apresuradamente su hogar para huir de la muerte o, incluso, un destino aún más funesto.

Los yazidíes, cuya religión incluye elementos de varios credos y que son considerados infieles por los extremistas del ISIS, vagaron durante días por las montañas de Sinyar hasta que fueron rescatados por las milicias kurdas.

Sinfiltros.com habla con ellos en el improvisado campamento que les construyeron los peshmerga en Duhok, un lugar, sin luz, ni electricidad, ni agua corriente, donde los hogares son chabolas improvisadas.

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios