El cielo se ilumina de colores y mucho ruido. Más de 64.000 cohetes resonaron en Elche en su Nit de L'Albà, lanzados desde diferentes zonas, no dan tregua al cielo. Nada podía empañar las vistas por lo que la ciudad al completo se quedó a oscuras con la única luz de la luna llena. Los balcones llenos de gente desde donde contemplaron 45 minutos de un espectáculo pirotécnico, declarado desde hace años de Interés Turístico de la Comunidad Valenciana. Miles de personas disfrutan sin perder detalle de una noche mágica para los ilicitanos hasta que llega el colofón fina, desde la torre del campanario de la Basílica asciende la esperada Palmera de la Virgen. Para los más valientes, la fiesta continuó con la tradicional Carretillá, protegidos de la cabeza a los pies, vuelan carretillas y correpiés, en una noche donde la pólvora es la protagonista.

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios