Esta es María, el mismo día de su muerte, tocando la pandereta a sus 101 años. Estaba ingresada en esta residencia y aparentemente su estado de salud era bueno. Pero murió misteriosamente cinco horas después horas después, cuando un matrimonio, que ya ha sido detenido, la convenció para salir de la residencia y llevársela a un chalet de Chiclana. Allí, la Guardia Civil, encontró a otros dos ancianos drogados y alimentados mediante sondas nasogástricas. Una auténtica casa de los horrores donde ese matrimonio los mantenia encerrados en condiciones insalubres mientras se apropiaban de sus bienes. En total, se apoderaron de un millón ochocientos mil euros de al menos cinco ancianos como María. Junto al matrimonio la Guardia Civil ha detenido a otras cuatro personas por maltrato, estafa y blanqueo de capitales entre otros delitos.

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios