En la imagen de esta semana Rubén Amón analiza las repercusiones del retraso de las vacunaciones en la estrategia de Pedro Sánchez.

"Estamos en la cuarta ola y vuelven a crecer los contagios y las muertes, pero las autoridades se han puesto a cuestionar la letra pequeña, minúscula, de las vacunas. Podemos permitirnos todos los muertos que hagan falta de coronavirus porque la sociedad se ha anestesiado respecto a ellos, pero nos estremecen los ejemplos remotos de trombosis.

Expuesto de otra manera estadística: si la vacuna llega a provocar una muerte cada semana, la ausencia de la vacuna supone más 100 muertes diarias de coronavirus.

La repercusión de semejante paradoja explica que se haya cuestionado y paralizado la campaña de vacunación, con todos los efectos perniciosos en juego, de la sanidad a la economía, pero Sánchez no parece darse por aludido en el púlpito de la euforia."

Agenda Pública