Casi siete años después, España e Italia vuelven a protagonizar una cumbre bilateral, en la que las delegaciones de ambos gobiernos, encabezadas por Pedro Sánchez y Giuseppe Conte, pretenden reforzar sus objetivos comunes en la UE como la agilización de las ayudas ante el covid-19.