Empresario, político y transgresor, Jesús Gil no parecía poner límites a su sed de poder y eso le valió la persecución constante de la Justicia, además de ser reconocido como la figura que siempre pareció querer ser: el capo de su propia mafia.

Su nombre e historial fueron conocidos de sobra por la Audiencia de Málaga, la Audiencia Nacional y el Tribunal Supremo, pero también por la UEFA y el club Atlético de Madrid

Los niveles de histrionismo llegaron al apogeo cuando, en 1991, Gil firmaba un contrato con Telecinco para presentar un programa de televisión emitido desde su Jacuzzi: «Las noches de tal y tal».

En el vídeo sobre estas líneas, entrevistamos a Carlos Prieto, periodista del El Confidencial, que nos cuenta los detalles más destacados de la vida de Jesús Gil.

 

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios