Aunque sea la noche más corta del año, San Juan da para hogueras, mucha fiesta y sobre todo para una larga noche de limpieza. En Barcelona, a las seis y media de la mañana, más de 300 operarios invadían las playas, o lo que queda de ellas. Se habían instalado 2000 papeleras extra, pero no fueron suficientes para evitar las toneladas de residuos, de restos de bebida y comida, que quedaban esparcidas por toda la arena. En A Coruña, la resaca era parecida. Aquí trabajan contra reloj para que las playas queden impecables. Unas playas que han quedado marcadas por las hogueras, toca borrar las huellas de una noche mágica que es corta, pero intensa.

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios