José Ángel Prenda es el cabecilla de La Manada. Es miembro de la peña ultra del Sevilla Biris y ya cuenta con antecedentes por un robo con fuerza en Huelva en 2011.

Es el primero que habló con la chica que denunciaría más tarde que había sido violada y en entrar en el portal donde todo ocurrió aprovechando que una mujer había abierto la puerta.

Alfonso Jesús Cabezuelo pertenecía a la Unidad Militar de Emergencias (UME) de la base de Morón de la Frontera (Sevilla). Cuenta, como el Prenda, con antecedentes. En su caso por lesiones, riña tumultuaria y desorden público y forma parte de la peña Biris del Sevilla.

En el juicio, Cabezuelo mostró su disconformidad cuando la fiscal planteó que la joven y él se besaron de camino al portal donde ocurrieron los hechos (no está claro si lo hizo con él o con Boza).

Jesús Escudero es peluquero de profesión en un salón del barrio de Triana, en Sevilla. En su declaración coincidió con sus amigos en lo que relataron sobre aquella noche: "Nosotros nos lo estábamos pasando bien todos. Ella estaba disfrutando".

Ángel Boza, según declararon los acusados, fue quien atrajo a la joven madrileña. Sería el que la besó antes de entrar en el portal y el segundo en entablar conversación con ella. Es el único que no está enjuiciado por el caso de la violación de Pozoblanco (Córdoba).

Antonio Manuel Guerrero trabajaba como guardia civil y estaba destinado en Córdoba, pero fue suspendido. Es el autor de seis de los siete vídeos que se grabaron en el interior del portal aquella noche.

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios