El límite de velocidad en las carreteras convencionales se reduce a 90 kilómetros por hora a partir de este martes como consecuencia de la modificación del Reglamento General de Circulación aprobado en el Consejo de Ministros del pasado 28 de diciembre. Este cambio supone la desaparición de los límites genéricos establecidos para turismos y mpotocicletas en función de si la vía dispone o no de un arcén practicable de metro y medio, reduciéndolo a una limitación general. 

Asimismo, se uniformiza la velocidad de los camiones en carreteras a 80 kilómetros por hora, límite que es común a la gran mayoría de los países de la Unión Europea. Según los estudios que maneja el Ministerio de Interior, los vehículos que circulan a velocidades dispares de la media de la vía, como pueden ser los camiones en relación a turismos y motocicletas, son más susceptibles de provocar un accidente, con una probabilidad hasta seis veces mayor.

De tener los efectos previstos, la medida evitaría 90 muertes al año, tal y como ha ocurrido en los países donde se ha producido el cambio. Tanto es así que los países de la Unión Europea con menores tasas de fallecidos por millón de habitantes contemplan un diferencial de límite de velocidad entre vehículos ligeros y pesados en carreteras convencionales que oscila entre 0 y 10 kilómetros por hora. 

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios