Un año después de los atentados del 17-A, el mosaico de Joan Miró de la Rambla de Barcelona ha vuelto a convertirse en un improvisado altar en homenaje a las víctimas del atropello que causó 14 muertos y decenas de heridos en la calle más emblemática de la capital catalana.

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios