Con los datos de estas elecciones del 10 de noviembre, resulta difícil aventurar cómo se va a desbloquear este país para formar Gobierno. Solo hay una conclusión que se muestra clara, por no decir obvia. Y es que hoy estamos peor que ayer. La ultraderecha se dispara, el independentismo sube, los antisistema catalanes entran en el hemiciclo...

La repetición electoral ha sido un error. Sin lugar a dudas. Un error garrafal que podemos pagar muy caro. Sobre todo Sánchez.