Aunque según ambos dirigentes fue espontáneo, las redes lo han comparado con el beso de los jerarcas comunistas Brezhnev y Honecker