Iván González, el portero del Manlleu (Primera Categoría de Cataluña), dio una patada al árbitro del encuentro (Gerard Creus) que le medía al San Cugat. La polémica acción vino después de que el guardameta anotara un gol que suponía el 1-1... y el colegiado se lo anulara.

González, después de reclamar la legalidad de dicho tanto, le dio una patada cuando el árbitro se había dado la vuelta. Un ataque lamentable, irracional y cobarde.

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios