Fotografías antiguas y escalofriantes

  • Pantalla completa
Fotografías antiguas y escalofriantes
1 de 36
Comparte la fotografía

Fotografías antiguas y escalofriantes

Fotografías antiguas y escalofriantes
2 de 36
Comparte la fotografía

Fotografías antiguas y escalofriantes

Fotografías antiguas y escalofriantes
3 de 36
Comparte la fotografía

Fotografías antiguas y escalofriantes

Fotografías antiguas y escalofriantes
4 de 36
Comparte la fotografía

Fotografías antiguas y escalofriantes

Fotografías antiguas y escalofriantes
5 de 36
Comparte la fotografía

Fotografías antiguas y escalofriantes

Fotografías antiguas y escalofriantes
6 de 36
Comparte la fotografía

Fotografías antiguas y escalofriantes

Fotografías antiguas y escalofriantes
7 de 36
Comparte la fotografía

Fotografías antiguas y escalofriantes

Fotografías antiguas y escalofriantes
8 de 36
Comparte la fotografía

Fotografías antiguas y escalofriantes

Fotografías antiguas y escalofriantes
9 de 36
Comparte la fotografía

Fotografías antiguas y escalofriantes

Fotografías antiguas y escalofriantes
10 de 36
Comparte la fotografía

Fotografías antiguas y escalofriantes

Fotografías antiguas y escalofriantes
11 de 36
Comparte la fotografía

Fotografías antiguas y escalofriantes

Fotografías antiguas y escalofriantes
12 de 36
Comparte la fotografía

Fotografías antiguas y escalofriantes

Fotografías antiguas y escalofriantes
13 de 36
Comparte la fotografía

Fotografías antiguas y escalofriantes

Fotografías antiguas y escalofriantes
14 de 36
Comparte la fotografía

Fotografías antiguas y escalofriantes

Fotografías antiguas y escalofriantes
15 de 36
Comparte la fotografía

Fotografías antiguas y escalofriantes

Fotografías antiguas y escalofriantes
16 de 36
Comparte la fotografía

Fotografías antiguas y escalofriantes

Fotografías antiguas y escalofriantes
17 de 36
Comparte la fotografía

Fotografías antiguas y escalofriantes

Fotografías antiguas y escalofriantes
18 de 36
Comparte la fotografía

Fotografías antiguas y escalofriantes

Fotografías antiguas y escalofriantes
19 de 36
Comparte la fotografía

Fotografías antiguas y escalofriantes

Fotografías antiguas y escalofriantes
20 de 36
Comparte la fotografía

Fotografías antiguas y escalofriantes

Fotografías antiguas y escalofriantes
21 de 36
Comparte la fotografía

Fotografías antiguas y escalofriantes

Fotografías antiguas y escalofriantes
22 de 36
Comparte la fotografía

Fotografías antiguas y escalofriantes

Fotografías antiguas y escalofriantes
23 de 36
Comparte la fotografía

Fotografías antiguas y escalofriantes

Fotografías antiguas y escalofriantes
24 de 36
Comparte la fotografía

Fotografías antiguas y escalofriantes

Fotografías antiguas y escalofriantes
25 de 36
Comparte la fotografía

Fotografías antiguas y escalofriantes

Fotografías antiguas y escalofriantes
26 de 36
Comparte la fotografía

Fotografías antiguas y escalofriantes

Fotografías antiguas y escalofriantes
27 de 36
Comparte la fotografía

Fotografías antiguas y escalofriantes

Fotografías antiguas y escalofriantes
28 de 36
Comparte la fotografía

Fotografías antiguas y escalofriantes

Fotografías antiguas y escalofriantes
29 de 36
Comparte la fotografía

Fotografías antiguas y escalofriantes

Fotografías antiguas y escalofriantes
30 de 36
Comparte la fotografía

Fotografías antiguas y escalofriantes

Fotografías antiguas y escalofriantes
31 de 36
Comparte la fotografía

Fotografías antiguas y escalofriantes

Fotografías antiguas y escalofriantes
32 de 36
Comparte la fotografía

Fotografías antiguas y escalofriantes

Fotografías antiguas y escalofriantes
33 de 36
Comparte la fotografía

Fotografías antiguas y escalofriantes

Fotografías antiguas y escalofriantes
34 de 36
Comparte la fotografía

Fotografías antiguas y escalofriantes

Fotografías antiguas y escalofriantes
35 de 36
Comparte la fotografía

Fotografías antiguas y escalofriantes

Con Halloween a la vuelta de la esquina, los jóvenes y no tan jóvenes se preparan para disfrutar de un buen maratón de películas de terror. Resulta curioso como nos atrae lo desconocido, esos sucesos que son capaces de erizarnos la piel o dejarnos una noche sin dormir. Ese miedo irracional es una mina para los productores de Hollywood, pero sembrar el terror entre el público es un desafío: ya no nos sorprenden las historias de muertos vivientes ni las de espíritus malévolos. El miedo reside en atacar lo cotidiano, sin necesidad de recurrir a las vísceras. Una fotografía antigua en un álbum desconocido puede ser tan siniestra como la mejor de las películas. 

 

 

Fotografías: Flickrcommons

Virales
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios