Bilbao, una ciudad con arquitectura de vanguardia hasta en el metro

  • Pantalla completa
Metro
1 de 11
Comparte la fotografía

Metro

Son pocas las ciudades que pueden presumir de la arquitectura de su red de metro, pero Bilbao es una de ellas. El arquitecto Norman Foster fue el encargado de diseñarla, utilizando para ello el acero, el cristal y el hormigón, y es que el británico es conocido por el peso que da a los materiales en sus obras. Destaca, en este sentido, los accesos al mismo, conocidos como fosteritos, y la estación de Sarriko, que consiste en una imponente estructura de cristal y acero. (Wikimedia Commons)
Museo Guggenheim
2 de 11
Comparte la fotografía

Museo Guggenheim

Diseñado por el equipo de arquitectos de Frank Ghery, se trata de uno de los edificios más emblemáticos de la ciudad. Inaugurado en 1997, destaca en el mismo su aparente desorden y su fachada metálica, características que ya ha utilizado el arquitecto en edificios que ha levantado en otras partes del mundo. Cabe señalar, como dato curioso, que el Ayuntamiento encargó este museo después de que Walt Disney cancelase un proyecto de Ghery para construir un Auditorio, por lo que el edificio recicló varias de las ideas que para entonces ya se habían trabajado. (Wikimedia Commons)
Osakidetza
3 de 11
Comparte la fotografía

Osakidetza

Destaca en el mismo su fachada poliédrica, diseñada por el arquitecto Juan Coll-Barreu, que pretende simbolizar que el edificio se inclina para acoger a los ciudadanos. Fue inaugurado en 2008 y alberga el Departamento de Sanidad del Gobierno Vasco, habiéndose elegido, por ello, un solar en el que antes se encontraba un famoso dispensario. Cuenta con once plantas, siete en la superficie y cuatro en el sótano, y costó en torno a 14 millones de euros. (Wikimedia Commons)
Puente Zubizuri
4 de 11
Comparte la fotografía

Puente Zubizuri

Más conocido como puente de Calatrava por el arquitecto que lo diseñó, se trata de una de las obras más polémicas de la ciudad, y es que su superficie de cristal ha hecho resbalar a más de un bilbaíno en los días lluviosos. La pasarela, además, ha generado polémica por conectar el Campo de Volantín con Urbitarte y no con la Alameda de Mazarredo, una calle que permite el acceso al centro de la ciudad. El Ayuntamiento añadió un andamio con escaleras para solucionar este problema, pero tuvieron que retirarlo por las protestas de Calatrava. En 2006, las autoridades locales y el arquitecto también se enfrentaron por una segunda obra que se explica en la siguiente imagen. (Wikimedia Commons)
Isozaki Atea
5 de 11
Comparte la fotografía

Isozaki Atea

Se trata de un complejo de siete edificios situados en el distrito de Abando y diseñados por el arquitecto japonés Arata Isozaki con la colaboración del bilbaíno Iñaki Aurrekoetxea. Destacan en el mismo las dos torres gemelas de 82 metros y 23 plantas, junto con la pasarela Isozaki, que se une con la ya existente de Calatrava. Dicho puente dio lugar a una denuncia por parte de Calatrava en 2007, ya que una barra de metal de su pasarela fue cortada en la obra. (Wikipedia)
Palacio Euskalduna de Congresos
6 de 11
Comparte la fotografía

Palacio Euskalduna de Congresos

En 2003 fue galardonado por la Asociación Internacional de Palacios de Congresos como el mejor ejemplo de este tipo de centros del mundo. Inaugurado en 1999, se levanta sobre los antiguos astilleros Euskalduna, los últimos donde se construían barcos en Bilbao, por lo que el diseño del mismo busca emular un barco antiguo. Es obra de los arquitectos Federico Soriano y Dolores Palacios. (WIkimedia Commons)
San Mamés
7 de 11
Comparte la fotografía

San Mamés

Inaugurado en 2013, el estadio de fútbol fue diseñado por el arquitecto César Azkarate y destaca su 'piel' externa, formada por una cubierta de escamas de cristal y una estructura metálica. Cabe señalar, además, que está construido sobre una antigua feria de muestras que comenzó a derribarse en diciembre de 2006. De todos modos, el solar no se terminó de adecertar hasta octubre de 2007, y es que se prestó especial atención a separar los materiales que se estaban derruyendo para después reciclarlos. (Wikimedia Commons)
Torre Iberdrola
8 de 11
Comparte la fotografía

Torre Iberdrola

Es obra del arquitecto argentino César Pelli, que también diseño las Torres Patronas de Kuala Lumpur y la Torre de Cristal de Madrid. Con 165 metros de altura, este edificio se convirtió a finales de 2009 en el más alto del País Vasco, e incluso cuenta con un helipuerto que se utiliza para vuelos sanitarios o de emergencia. (Wikimedia Commons)
Alhóndiga
9 de 11
Comparte la fotografía

Alhóndiga

Se trata de un antiguo almacén de vino reconvertido en centro de ocio y cultura. Construido entre 1905 y 1909 por Ricardo Bastida, se convirtió en uno de los primeros edificios públicos que utilizó hormigón armado. En los años 80 se planteó la posibilidad de reformarlo para darle un nuevo uso, pero no fue hasta 2010 cuando, con la intervención del diseñador Philippe Starck, pasó a ser un centro cívico. (Wikipedia)
Ayuntamiento
10 de 11
Comparte la fotografía

Ayuntamiento

El arquitecto Joaquín Rucoba apostó por un estilo ecléctico en este edificio, que fue inaugurado en 1892. Para ello, se inspiró en la arquitectura pública de la III República francesa, e incluyó en la construcción tres arcos con ocho columnas, un majestuoso balcón e incluso un campanario. En la parte superior cuenta con bajorrelieves de cinco personajes destacados de la historia bilbaína, como su fundador Diego López V de Haro o el economista Nicolás Arrquibar. (Wikimedia Commons)

Atrás quedaron los años en los que Bilbao era considerada una ciudad gris e industrial. El cambio de siglo ha supuesto un antes y un después para la capital vizcaína, convirtiéndose en los últimos años en el lienzo de arquitectos de renombre como Norman Foster o Frank Gehry.  Aunque algunos de los nuevos edificios han generado polémica, como es el caso del puente de Calatrava, son pocos los bilbaínos que no sacan pecho a la hora de hablar de las obras acometidas en los márgenes de la ría del Nervión.

Cabe señalar, además, la diferencia entre las construcciones modernas de Bilbao y las realizadas en otras partes de España: mientras que en muchas ciudades lo que pretendían ser edificios emblemáticos han terminado convirtiéndose en obras caras y en desuso, en el caso de Bilbao se ha edificado de manera inteligente, aprovechando necesidades de la urbe para, al mismo tiempo, impulsar la arquitectura de vanguardia.

Viajes
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios