¿No puedes permitirte un diamante? Prueba éstos de laboratorio

  • Pantalla completa
Joyería de diamante cultivada en laboratorio exhibida en la sede de Pure Grown Diamonds (Amr Alfiky / Reuters)
1 de 7
Comparte la fotografía

Joyería de diamante cultivada en laboratorio exhibida en la sede de Pure Grown Diamonds (Amr Alfiky / Reuters)

Un anillo de pedida creado con brillantes de laboratorio.

Joyería de diamante cultivada en laboratorio exhibida en la sede de Pure Grown Diamonds (Amr Alfiky / Reuters)
2 de 7
Comparte la fotografía

Joyería de diamante cultivada en laboratorio exhibida en la sede de Pure Grown Diamonds (Amr Alfiky / Reuters)

Una gargantilla creada con brillantes IIa en la sede de Pure Grown Diamonds.

Joyería de diamante cultivada en laboratorio exhibida en la sede de Pure Grown Diamonds (Amr Alfiky / Reuters)
3 de 7
Comparte la fotografía

Joyería de diamante cultivada en laboratorio exhibida en la sede de Pure Grown Diamonds (Amr Alfiky / Reuters)

Algunos de los anillos creados con diamantes IIa en la sede de Pure Grown Diamonds.

Joyería de diamante cultivada en laboratorio exhibida en la sede de Pure Grown Diamonds (Amr Alfiky / Reuters)
4 de 7
Comparte la fotografía

Joyería de diamante cultivada en laboratorio exhibida en la sede de Pure Grown Diamonds (Amr Alfiky / Reuters)

Un anillo y pulsera a juego creados con diamantes de Pure Grown Diamonds.

Joyería de diamante cultivada en laboratorio exhibida en la sede de Pure Grown Diamonds (Amr Alfiky / Reuters)
5 de 7
Comparte la fotografía

Joyería de diamante cultivada en laboratorio exhibida en la sede de Pure Grown Diamonds (Amr Alfiky / Reuters)

Una gargantilla creada con brillantes IIa en la sede de Pure Grown Diamonds.

Joyería de diamante cultivada en laboratorio exhibida en la sede de Pure Grown Diamonds (Amr Alfiky / Reuters)
6 de 7
Comparte la fotografía

Joyería de diamante cultivada en laboratorio exhibida en la sede de Pure Grown Diamonds (Amr Alfiky / Reuters)

Algunos de los anillos creados con diamantes IIa en la sede de Pure Grown Diamonds.

Sólo un 2% de todos los diamantes son del tipo IIa, uno de los más valiosos que existen. Obtener uno requiere tanto de dinero como de la suerte de encontrarlos. Al menos, hasta que llegó la tecnología.

Pure Grown Diamonds es una empresa que ha empezado a fabricar diamantes de este tipo en laboratorio gracias a una innovación tecnológica que produce diamantes de excepcional calidad y pureza.

Gracias a una técnica llamada Deposición Química de Vapor, estos diamantes creados son idénticos a los naturales en su composición y en su aspecto físico. Un gemólogo sería incapaz de distinguir entre un diamante extraído y un diamante de laboratorio.

Por último, la empresa señala dos ventajas más de este tipo de joyas: "son respetuosos con el medio ambiente y libres de conflictos".

Ciencia
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios