Franklin, el primer huracán de la temporada en el Atlántico, llega a México

  • Pantalla completa
La playa destrozada
1 de 8
Comparte la fotografía

La playa destrozada

La llegada del huracán Franklin a México se deja notar en las playas del golfo. Los trabajadores intentar limpiar la zona tras su paso. (Foto: Reuters)

Turistas y olas
2 de 8
Comparte la fotografía

Turistas y olas

Llas olas producidas por los vientos de más de 100 kilómetros por hora que llevaba el huracán se han convertido en un peligroso reclamo turístico. (Foto: Reuters)

Arbol caído
3 de 8
Comparte la fotografía

Arbol caído

Miles de árboles han caído por culpa de los vientos del huracán que se ha convertido en tormenta tropical con el paso por México. (Foto: Reuters)

Casa afectadas
4 de 8
Comparte la fotografía

Casa afectadas

Uno de los hogares afectados por el huracán. Las hojas de los árboles han llegado hasta el interior del hogar. (Foto: Reuters)

Daños materiales
5 de 8
Comparte la fotografía

Daños materiales

En Veracruz, de momento, no hay que lamentar víctimas mortales, solo un niño está hospitalizado. Eso sí, los daños materiales si se han notado en toda la región. (Foto: Reuters)

Cientos de desplazados
6 de 8
Comparte la fotografía

Cientos de desplazados

El número de desplazados ya llega a los 654 en todo el estado. La mayoría por destrozos en sus hogares. (Foto: Reuters)

Problemas en los cultivos
7 de 8
Comparte la fotografía

Problemas en los cultivos

Muchos de los cultivos de bananas, abundantes en Veracruz, se han visto afectados por el huracán. (Foto: Reuters)

El primer huracán del temporada en el Atlántico ya ha llegado a México, Franklin, que es el nombre que se le ha dado, tocó tierra como huracán de categoría 1 en la escala Saffir-Simpson, pero se fue degradando y ahora cruza el país convertido en tormenta tropical. Hasta el momento ha dejado un niño herido, 648 personas evacuadas y numerosos destrozos en su paso por Veracruz (este de México).

El fenómeno se había convertido en huracán al recorrer el golfo de México y se desplazaba hacia el oeste a 20 kilómetros por hora. Desarrollaba vientos sostenidos de 140 kilómetros por hora y rachas de 160. Su llegada a tierra asustaba a las autoridades mexicanas pero finalmente el daño ha sido bastante menor al esperado. Su fuerza menguó con rapidez y en apenas unas horas volvió a bajar a la categoría de tormenta tropical.

Ahora las autoridades están más preocupadas por los ríos, algunos han aumentado su caudal pero no se han desbordado, y hay otros que nacen más lejos de la zona de Veracruz pero que traen una carga de agua importante o son causantes de deslizamientos en zonas montañosas.

 

Ciencia
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios