El gigantesco telescopio que está a punto de ver un agujero negro por primera vez

  • Pantalla completa
En medio de la nada
1 de 12
Comparte la fotografía

En medio de la nada

Las 66 antenas que conforman el radiotelescopio alcanzan los 12 metros de diámetro, pero parecen diminutas en medio del desierto chileno.
Difícil de mover
2 de 12
Comparte la fotografía

Difícil de mover

No resultan tan pequeñas para los trabajadores que deben moverlas e instalarlas. Estas se encuentran a distancias que van de 150 metros a 16 kilómetros.
Un camión especial
3 de 12
Comparte la fotografía

Un camión especial

You may be wondering what a truck has to do with astronomy. Well, this is no ordinary truck — it is an ALMA transporter! At 20 metres long and 10 metres wide, this is one of a pair of custom-designed vehicles used to transport the 66 antennas that make up the Atacama Large Millimeter/submillimeter Array (ALMA). From its home at 5000 metres above sea level, high in Chile’s Atacama Desert, ALMA delivers a unique view of the low temperature Universe, allowing astronomers to study how stars form in unprecedented detail. The trucks — this one is called Lore, its sibling is Otto — move each antenna along the 28-kilometre road from the construction area at just below 3000 metres above sea level, up to the main telescope site, around 2000 metres higher. They are then used to move the antennas into different configurations corresponding to the different observing modes of the array. Rugged and tough, as befits a vehicle working under these extreme conditions, an ALMA transporter is also a delicate and precise tool, able to position an antenna to millimetre accuracy.
66 antenas en el desierto
4 de 12
Comparte la fotografía

66 antenas en el desierto

El número de antenas que componen el radiotelescopio ALMA permiten que tenga una gran sensibilidad.
Mirando hacia la noche
5 de 12
Comparte la fotografía

Mirando hacia la noche

El proyecto ALMA cuenta con la participación de socios de varios países, incluido España. Solo así podía costearse el proyecto astronómico más caro de la historia, de más de 1.300 millones de dólares.
Enormes antenas
6 de 12
Comparte la fotografía

Enormes antenas

Un trabajador instala una de las 66 antenas que componen el radiotelescopio ALMA.
Tecnología punta
7 de 12
Comparte la fotografía

Tecnología punta

Cada antena tiene varios receptores como este, gracias a los cuales se 'cazan' las señales.

La parte interior
8 de 12
Comparte la fotografía

La parte interior

El ALMA no son sólo antenas, también cuenta con un poderoso supercomputador que gestiona toda la información captada por el dispositivo.
A por el agua
9 de 12
Comparte la fotografía

A por el agua

Las últimas actualizaciones efectuadas en 2016 añadieron mejores receptores a las antenas, que ahora pueden detectar agua con mayor facilidad.
En medio del desierto
10 de 12
Comparte la fotografía

En medio del desierto

La resolución del ALMA es tan grande que permitiría fotografía una naranja sobre la Luna.
Una nevera en el desierto
11 de 12
Comparte la fotografía

Una nevera en el desierto

Para evitar que la tecnología se recaliente, los servidores se almacenan en una habitación a temperaturas cercanas a los 0ºC.

El Atacama Large Millimiter Array, más conocido como ALMA, es un interferómetro compuesto por 66 antenas y situado en el desierto de Atacama, en Chile.

Este proyecto internacional, inaugurado en 2013, está a punto de tomar la primera imagen de un agujero negro. Pero las instalaciones resultan tan espectaculares que, en ocasiones, las mejores fotografías no miran hacia el cielo.

Tecnología
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios