De Yellowstone a los Arcos: los parques naturales más impresionantes de EEUU

  • Pantalla completa
Parque nacional del Gran Cañón.
1 de 11
Comparte la fotografía

Parque nacional del Gran Cañón.

Es sin duda el más conocido, y no es de extrañar, porque su magnitud es difícilmente igualable. El Gran Cañón se encuentra en el estado de Arizona, atravesado por el río Colorado que le da nombre. Tiene 446 kilómetros de largo y hasta 29 kilómetros de un lado a otro del cañón en su punto más ancho. La corriente del río ha ido erosionando el suelo durante milenios, marcando sus curvas y dejando al descubierto su composición geológica.

Parque nacional de Yellowstone.
2 de 11
Comparte la fotografía

Parque nacional de Yellowstone.

Es posiblemente uno de los más famosos de todos los parques americanos y se considera de los primeros parques protegidos del mundo. Pertenece al estado de Wyoming, aunque se extiende hasta Montana y Idaho. Es conocido por su fauna salvaje y por sus aguas geotermales. Los nativos americanos vivían en esta zona hace ya 11.000 años.
Parque nacional del Cañón Bryce.
3 de 11
Comparte la fotografía

Parque nacional del Cañón Bryce.

No es de los más conocidos, pero las vistas al atardecer sobre su circo de piedra rojiza son difíciles de igualar. Se encuentra en el sudoeste de Utah y, a pesar de su nombre, no es realmente un cañón, sino un gran anfiteatro natural formado por la erosión. Destaca por sus formaciones geológicas únicas, llamadas chimeneas de hadas.
Parque nacional de los Everglades.
4 de 11
Comparte la fotografía

Parque nacional de los Everglades.

Se encuentra en Florida y es el tercero más grande del país, solo por detrás de Death Valley y Yellowstone. Se trata de un conjunto de humedales y bosques donde viven 36 especies protegidas, incluida la pantera de Florida, el cocodrilo americano y en manatí de las Indias Orientales: 350 especies de aves, 300 de peces y 50 de reptiles completan una fauna espectacular que atrae cada año a un millón de visitantes.
Parque nacional de los Árboles de Josué.
5 de 11
Comparte la fotografía

Parque nacional de los Árboles de Josué.

Al sudeste de California se encuentra este espacio declarado parque nacional en 1994. Su nombre proviene de los árboles nativos del parque, a los que el grupo irlandés U2 hizo una canción. Comprende zonas de dos desiertos distintos, cada uno con su propio ecosistema: el alto desierto de Mojave y el bajo desierto del Colorado.
Parque nacional de los Volcanes de Hawai.
6 de 11
Comparte la fotografía

Parque nacional de los Volcanes de Hawai.

En la isla de Hawai se creó este entorno protegido en 1916 para preservar lo que siglos de actividad volcánica han convertido en un entorno muy particular. Comprende dos volcanes activos: Kïlauea, considerado el volcán más activo del mundo, y Mauna Loa, uno de los más grandes. La mitad del parque está reservada a tierra salvaje, así que las actividades de senderismo y acampada son espectaculares.
Parque nacional de las Secuoyas.
7 de 11
Comparte la fotografía

Parque nacional de las Secuoyas.

Creado en 1890, se encuentra en California y ocupa una extensión de 1.635 kilómetros cuadrados. Es famoso por sus enormes secuoyas. La más famosa tiene nombre propio, General Sherman, y es el árbol más grande del mundo. El territorio fue una vez hogar de la tribu de los Monachee.
Parque nacional del Valle de la Muerte.
8 de 11
Comparte la fotografía

Parque nacional del Valle de la Muerte.

Situado en la frontera entre California y Nevada, protege la esquina noroeste del desierto de Mojave y contiene una impresionante variedad de paisajes desiertos: desde el recuerdo reseco de un antiguo mar interior, ya evaporado, del que solo quedan bolas de sal, hasta un paisaje de dunas de colores denominado poéticamente 'la paleta del pintor'. Su tétrico nombre proviene de lo extremo de sus condiciones: es uno de los puntos más secos y cálidos del planeta, lo que causó la muerte de algunos colonos americanos al extraviarse en el lugar durante su periplo hacia el oeste.
Parque nacional de los Glaciares.
9 de 11
Comparte la fotografía

Parque nacional de los Glaciares.

Situado en Montana, en la frontera entre Estados Unidos y Canadá, el parque abarca unos 4.000 kilómetros cuadrados y contiene más de 130 lagos, más de 1.000 especies vegetales y cientos de especies animales, incluidos osos grizzlies, alces y cabras de la montaña.
Parque nacional de los Arcos.
10 de 11
Comparte la fotografía

Parque nacional de los Arcos.

Se encuentra en Utah, sobre el río Colorado, y es conocido por sus más de 2.000 arcos de arenisca, incluido el Delicate Arch, representado en infinidad de fotografías, postales e incluso en la matrícula del Estado. La extensión es de 310.000 kilómetros cuadrados, y fue declarado parque nacional en 1929.

Con un territorio tan vasto como el estadounidense, no es de extrañar que sus paisajes sean tan distintos: de los volcanes de Hawai a los lagos glaciares de Montana, y del desierto de California a los manglares de Florida. Hace ahora 100 años, se ponía en marcha el programa de parques naturales, destinado a proteger esta variedad de ecosistemas y también a hacerlos siempre accesibles a la ciudadanía, de forma que la naturaleza pueda ser disfrutada durante generaciones. 

Desde el Gran Cañón del Colorado hasta la secuoyas gigantes, estos son algunos de los parques naturales más espectaculares que se conservan desde hace décadas. 

Tecnología
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios