Las primeras damas que tatuaron su piel

  • Pantalla completa
1 de 18
Comparte la fotografía
2 de 18
Comparte la fotografía
3 de 18
Comparte la fotografía
4 de 18
Comparte la fotografía
5 de 18
Comparte la fotografía
6 de 18
Comparte la fotografía
7 de 18
Comparte la fotografía
8 de 18
Comparte la fotografía
9 de 18
Comparte la fotografía
10 de 18
Comparte la fotografía
11 de 18
Comparte la fotografía
12 de 18
Comparte la fotografía
13 de 18
Comparte la fotografía
14 de 18
Comparte la fotografía
15 de 18
Comparte la fotografía
16 de 18
Comparte la fotografía
17 de 18
Comparte la fotografía
18 de 18
Álbumes de Sociedad relacionados.

Aunque a muchos puedan parecerle una modernez de hace dos días, los orígenes del tatuaje se remontan a tiempos del Neolítico como una práctica eurasiática, incluso se han llegado a encontrar en una momia del siglo II d.C.

Los piercings y tatuajes han acompañado al ser humano a lo largo de la historia pudiendo realizarse con fines terapéuticos, con intención de demostrar la afinidad a alguna religión o como mero medio de decoración corporal.

En 1991 se encontró una momia neolítica dentro de un glaciar de los Alpes austro-italianos, con 57 tatuajes en la espalda. Esta momia es conocida como el Hombre de Hielo o como Ötzi, es el cadáver humano con piel más antiguo que se ha encontrado y su antigüedad varía según distintos autores: Cate Lineberry, del Smithsonian, le ha calculado unos 5,200 años de antigüedad. Sin embargo, las distintas culturas que utilizaron el tatuaje lo hicieron de distintas maneras; tanto como arte, en el sentido de creación de significados rituales o simbólicos, como ocurría en el Antiguo Egipto, como para marcar o señalar a los criminales, que es el caso de las antiguas Grecia y Roma.

Sociedad