Meterse en una prisión para escapar de la vida diaria

  • Pantalla completa
Park Hye-ri, 28, programadora en una empresa de ngeocios, medita en su celda del centro Prison Inside Me, en Hongcheon | Reuters
1 de 12
Comparte la fotografía

Park Hye-ri, 28, programadora en una empresa de ngeocios, medita en su celda del centro Prison Inside Me, en Hongcheon | Reuters

Park Hye-ri, 28, programadora en una empresa de ngeocios, deja su móvil fuera de su celda del centro Prison Inside Me, en Hongcheon | Reuters
2 de 12
Comparte la fotografía

Park Hye-ri, 28, programadora en una empresa de ngeocios, deja su móvil fuera de su celda del centro Prison Inside Me, en Hongcheon | Reuters

Park Hye-ri usa su móvil tras pasar unos días en el centro Prison Inside Me, en Hongcheon | Reuters
3 de 12
Comparte la fotografía

Park Hye-ri usa su móvil tras pasar unos días en el centro Prison Inside Me, en Hongcheon | Reuters

Park Hye-ri pasea antes de entrar en el centro Prison Inside Me, en Hongcheon | Reuters
4 de 12
Comparte la fotografía

Park Hye-ri pasea antes de entrar en el centro Prison Inside Me, en Hongcheon | Reuters

Un participante en el programa del centro Prison Inside Me, en Hongcheon | Reuters
5 de 12
Comparte la fotografía

Un participante en el programa del centro Prison Inside Me, en Hongcheon | Reuters

Park Hye-ri, de 28 años, muestra su canal de Youtube tras pasar unos días en el centro Prison Inside Me, en Hongcheon | Reuters
6 de 12
Comparte la fotografía

Park Hye-ri, de 28 años, muestra su canal de Youtube tras pasar unos días en el centro Prison Inside Me, en Hongcheon | Reuters

Park Hye-ri, de 28 años, se fotografía con unas amigas antes de entrar en el centro Prison Inside Me, en Hongcheon | Reuters
7 de 12
Comparte la fotografía

Park Hye-ri, de 28 años, se fotografía con unas amigas antes de entrar en el centro Prison Inside Me, en Hongcheon | Reuters

Un participante en el programa duerme dentro de su celda del centro Prison Inside Me, en Hongcheon | Reuters
8 de 12
Comparte la fotografía

Un participante en el programa duerme dentro de su celda del centro Prison Inside Me, en Hongcheon | Reuters

Participantes en el programa se preparan para entrar en el centro Prison Inside Me, en Hongcheon | Reuters
9 de 12
Comparte la fotografía

Participantes en el programa se preparan para entrar en el centro Prison Inside Me, en Hongcheon | Reuters

Participantes en el programa se preparan para entrar en el centro Prison Inside Me, en Hongcheon | Reuters
10 de 12
Comparte la fotografía

Participantes en el programa se preparan para entrar en el centro Prison Inside Me, en Hongcheon | Reuters

Participantes en el programa pasean antes de entrar en el centro Prison Inside Me, en Hongcheon | Reuters
11 de 12
Comparte la fotografía

Participantes en el programa pasean antes de entrar en el centro Prison Inside Me, en Hongcheon | Reuters

Para la inmensa mayoría de la gente, una prisión es un lugar del que escapar. Para algunos surcoreanos es un anhelado descanso de las exigencias de la vida diaria. Por ello pasan uno o dos días en un centro, el Prison Inside Me, ubicado en Hongcheon, que imita a una prisión: esa es su vía de escape. 

Mundo
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios