Dentro de Chernóbil: 32 años después del accidente nuclear

  • Pantalla completa
Visitas dirigidas por los empleados
1 de 25
Comparte la fotografía

Visitas dirigidas por los empleados

Un panel de control en el tercer reactor
2 de 25
Comparte la fotografía

Un panel de control en el tercer reactor

Tanques de agua para impedir que se eleve el polvo radiactivo
3 de 25
Comparte la fotografía

Tanques de agua para impedir que se eleve el polvo radiactivo

El tercer reactor, detenido
4 de 25
Comparte la fotografía

El tercer reactor, detenido

Un grupo de periodistas se aventura en el lugar
5 de 25
Comparte la fotografía

Un grupo de periodistas se aventura en el lugar

Las precarias instalaciones del tercer reactor
6 de 25
Comparte la fotografía

Las precarias instalaciones del tercer reactor

Un empleado mide la radiación cerca del cuarto reactor
7 de 25
Comparte la fotografía

Un empleado mide la radiación cerca del cuarto reactor

La nueva estructura de confinamiento (NSC) que cubre el cuarto reactor
8 de 25
Comparte la fotografía

La nueva estructura de confinamiento (NSC) que cubre el cuarto reactor

Los inquietantes pasillos del tercer reactor
9 de 25
Comparte la fotografía

Los inquietantes pasillos del tercer reactor

Un empleado posa en un pasillo del tercer reactor
10 de 25
Comparte la fotografía

Un empleado posa en un pasillo del tercer reactor

Vista general de la nueva estructura que cubre el cuarto reactor
11 de 25
Comparte la fotografía

Vista general de la nueva estructura que cubre el cuarto reactor

Un autobús de trabajadores sale del recinto de la nueva estructura
12 de 25
Comparte la fotografía

Un autobús de trabajadores sale del recinto de la nueva estructura

Una casa entre la maleza en la localidad abandonada de Zalesye, cerca de Chernóbil
13 de 25
Comparte la fotografía

Una casa entre la maleza en la localidad abandonada de Zalesye, cerca de Chernóbil

Perros callejeros campan a sus anchas dentro del recinto
14 de 25
Comparte la fotografía

Perros callejeros campan a sus anchas dentro del recinto

Un visitante sostiene una mariposa encontrada en una sala de bombeo
15 de 25
Comparte la fotografía

Un visitante sostiene una mariposa encontrada en una sala de bombeo

Trabajadores barren el polvo radiactivo
16 de 25
Comparte la fotografía

Trabajadores barren el polvo radiactivo

Un teléfono 'retro' en la sala de control del tercer reactor
17 de 25
Comparte la fotografía

Un teléfono 'retro' en la sala de control del tercer reactor

Un grupo de periodistas fotografía a un empleado midiendo los niveles de radiación
18 de 25
Comparte la fotografía

Un grupo de periodistas fotografía a un empleado midiendo los niveles de radiación

Periodistas y empleados recorren los pasillos del tercer reactor
19 de 25
Comparte la fotografía

Periodistas y empleados recorren los pasillos del tercer reactor

Las salas de control, tal y como estaban en 1986
20 de 25
Comparte la fotografía

Las salas de control, tal y como estaban en 1986

Un empleado recorre las enormes instalaciones abandonadas
21 de 25
Comparte la fotografía

Un empleado recorre las enormes instalaciones abandonadas

Un empleado camina hacia el interior de las instalaciones del tercer reactor
22 de 25
Comparte la fotografía

Un empleado camina hacia el interior de las instalaciones del tercer reactor

Varios empleados en el interior del tercer reactor
23 de 25
Comparte la fotografía

Varios empleados en el interior del tercer reactor

La figura de un empleado permite hacerse una idea de la escala de la sala de control
24 de 25
Comparte la fotografía

La figura de un empleado permite hacerse una idea de la escala de la sala de control

El peor accidente nuclear de la historia, ocurrido en 1986 en la central de Chernóbil, a 120 kilómetros de Kiev, liberó a la atmósfera más de 50 millones de curies de radiación y contaminó vastas zonas de este país, de Bielorrusia y de Rusia. De la "zona de exclusión" creada en torno a la siniestrada central fueron evacuadas más de 135.000 personas en los días posteriores al accidente, de las ciudades de Pripiat, que contaba con 50.000 habitantes, Chernóbil, con 12.000, y pueblos cercanos. La radiación afectó a más de cinco millones de personas, principalmente en Rusia, Ucrania y Bielorrusia, según la Organización Mundial de la Salud. 

Más de 600.000 personas participaron en las labores para hacer frente a la catástrofe y sus consecuencias. En apenas 206 días, un total de 90.000 hombres erigieron, en medio de durísimas condiciones, un cubo con 400.000 metros cúbicos de hormigón y 7.000 toneladas de estructuras metálicas sobre el reactor averiado. En noviembre de 2016, las autoridades lo recubrieron por un nuevo, gigantesco y fiable sarcófago, la mayor estructura móvil jamás construida, y certificaron que el lugar ya no reviste peligro durante el próximo siglo. Hoy cada vez son más los periodistas y curiosos que se aventuran a participar en una visita guiada.

Mundo
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios