La Tomatina cumple su rito anual y baña Buñol de tomate

  • Pantalla completa
1 de 28
Comparte la fotografía

Foto: EFE.

2 de 28
Comparte la fotografía

Foto: Reuters.

3 de 28
Comparte la fotografía

Foto: Reuters.

4 de 28
Comparte la fotografía

Foto: Reuters.

5 de 28
Comparte la fotografía

Foto: Reuters.

6 de 28
Comparte la fotografía

Foto: Reuters.

7 de 28
Comparte la fotografía

Foto: Reuters.

8 de 28
Comparte la fotografía

Foto: Reuters.

9 de 28
Comparte la fotografía

Foto: Reuters.

10 de 28
Comparte la fotografía

Foto: Reuters.

11 de 28
Comparte la fotografía

Foto: Reuters.

12 de 28
Comparte la fotografía

Foto: Reuters.

13 de 28
Comparte la fotografía

Foto: Reuters.

14 de 28
Comparte la fotografía

Foto: Reuters.

15 de 28
Comparte la fotografía

Foto: Reuters.

16 de 28
Comparte la fotografía

Foto: Reuters.

17 de 28
Comparte la fotografía

Foto: Reuters.

18 de 28
Comparte la fotografía

Foto: EFE.

19 de 28
Comparte la fotografía

Foto: EFE.

20 de 28
Comparte la fotografía

Foto: EFE.

21 de 28
Comparte la fotografía

Foto: EFE.

22 de 28
Comparte la fotografía

Foto: EFE.

23 de 28
Comparte la fotografía

Foto: EFE.

24 de 28
Comparte la fotografía

Foto: EFE.

25 de 28
Comparte la fotografía

Foto: EFE.

26 de 28
Comparte la fotografía

Foto: EFE.

27 de 28
Comparte la fotografía

Foto: EFE.

La Tomatina de Buñol (Valencia) ha cumplido con su rito anual en el que 22.000 personas han bañado la localidad de tomate, en una edición donde la batalla se ha dirigido también contra la violencia machista y homófoba, una acción que se ha escenificado con carteles de condena que han colgado en fachadas de edificio.

Al sonido de la primera carcasa, poco antes de las 11.00 horas, seis grandes camiones cargados con 24 toneladas de tomate cada uno y otro más pequeño con 15, han empezado a llenar las calles de rojo entre los vítores y cánticos de los participantes, unos 22.000, de los que el 98% ya ocupaban el escenario de la 'guerra' a las 9.00 de la mañana.

El 60% de los lanzadores de tomate son extranjeros aunque en esta edición se ha notado mayor presencia de los propios vecinos de Buñol. Protegidos con gafas de buceo, algunos con disfraces de monja, de tomate, de recién casados o con kimonos, han esperado la llegada de los proyectiles al grito de '¡Buñol!' y '¡Tomate, tomate!'.

En esta edición, el recorrido de los vehículos ha sido diferente para evitar quejas de los vecinos y que los tomates lleguen a las fachadas de todo el pueblo. Por ello, los camiones han salido desde el campo de fútbol en lugar de circular por todo el municipio.

Como novedad este año, la Tomatina ha contado un protocolo de actuación contra la violencia machista y homófoba y una campaña de sensibilización sobre esta situación para dejar constancia, desde un "escaparate internacional" de este tipo, con 140 medios de comunicación acreditados, que se trata de un problema "de todos".

Comunidad Valenciana
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios