Diez años del 'pucherazo' Ecclestone-Camps: ¿Qué queda de la Fórmula 1 de Valencia?

  • Pantalla completa
El Valencia Street Circuit es hoy un fantasma, abandonado y sucio. (V.R)
1 de 15
Comparte la fotografía

El Valencia Street Circuit es hoy un fantasma, abandonado y sucio. (V.R)

Barberá, Camps y Bernie Ecclestone en 2008, un año después de anunciarse el Gran Premio. (EFE)
2 de 15
Comparte la fotografía

Barberá, Camps y Bernie Ecclestone en 2008, un año después de anunciarse el Gran Premio. (EFE)

La foto de Barberá y Camps al volante de un Ferrari se hizo famosa, aunque en realidad se tomó en Cheste, no en el circuito de Valencia. (EFE)
3 de 15
Comparte la fotografía

La foto de Barberá y Camps al volante de un Ferrari se hizo famosa, aunque en realidad se tomó en Cheste, no en el circuito de Valencia. (EFE)

Jorge Martínez 'Aspar' y Fernando Roig participaron en Valmor, la empresa pantalla que se montó para organizar el GP. (EFE)
4 de 15
Comparte la fotografía

Jorge Martínez 'Aspar' y Fernando Roig participaron en Valmor, la empresa pantalla que se montó para organizar el GP. (EFE)

Los bólidos rugían al lado de los yates de millonarios. El GP llegó a coincidir con la America's Cup. (EFE)
5 de 15
Comparte la fotografía

Los bólidos rugían al lado de los yates de millonarios. El GP llegó a coincidir con la America's Cup. (EFE)

La America's Cup desapareció en 2010 rumbo a Estados Unidos. (EFE)
6 de 15
Comparte la fotografía

La America's Cup desapareció en 2010 rumbo a Estados Unidos. (EFE)

Los grandes patrocinadores acudieron a Valencia con sus marcas millonarias. (EFE)
7 de 15
Comparte la fotografía

Los grandes patrocinadores acudieron a Valencia con sus marcas millonarias. (EFE)

Hoy esas marcas millonarias tienen la pintura desgastada y han sido invadidas por plantas silvestres. (V. R.)
8 de 15
Comparte la fotografía

Hoy esas marcas millonarias tienen la pintura desgastada y han sido invadidas por plantas silvestres. (V. R.)

De la presencia de los patrocinadores ya solamente quedan destellos entre escombros. (V. R)
9 de 15
Comparte la fotografía

De la presencia de los patrocinadores ya solamente quedan destellos entre escombros. (V. R)

Los muros de protección se apilan junto a restos de basura. (V. R.)
10 de 15
Comparte la fotografía

Los muros de protección se apilan junto a restos de basura. (V. R.)

El viejo circuito es hoy una naturaleza muerta, que combina grandes espacios vacíos con otros repletos amasijos de otra época. (V. R.)
11 de 15
Comparte la fotografía

El viejo circuito es hoy una naturaleza muerta, que combina grandes espacios vacíos con otros repletos amasijos de otra época. (V. R.)

Hay cajas eléctricas rotas y desvalijadas en el viejo Valencia Street Circuit. (V.R.)
12 de 15
Comparte la fotografía

Hay cajas eléctricas rotas y desvalijadas en el viejo Valencia Street Circuit. (V.R.)

La Ciudad de las Ciencias al fondo refleja los contrastes de una ciudad que trata de recuperase de los excesos. (V. R.)
13 de 15
Comparte la fotografía

La Ciudad de las Ciencias al fondo refleja los contrastes de una ciudad que trata de recuperase de los excesos. (V. R.)

Muchas barreras de protección aún siguen allí. (V.R.)
14 de 15
Comparte la fotografía

Muchas barreras de protección aún siguen allí. (V.R.)

El 10 de mayo de 2007, Francisco Camps y Bernie Ecclestone anunciaron en el Palau de les Arts de Santiago Calatrava la celebración de un Gran Premio urbano de Fórmula 1 en Valencia. Faltaban diecisiete días para las elecciones autonómicas y municipales y ambos vincularon la firma del contrato a la victoria del Partido Popular en la cita con las urnas, una afirmación que provocó una tormenta política en España. Camps y la aspirante a revalidar la alcaldía de la ciudad, la fallecida Rita Barberá, arrasaron en esos comicios con porcentajes de voto nunca vistos.

[Diez años del 'pucherazo' Ecclestone-Camps: así nos camelaron con la Fórmula 1]

Ahora se sabe que tras la campaña de Camps había donaciones ilegales de constructores contratistas y se investiga si ocurrió lo mismo con la campaña de la lista encabezada por Barberá. El Valencia Street Circuit estuvo activo cinco años, hasta que la crisis hizo inviable la continuidad del Gran Premio. Hoy está abandonado y sucio. El impacto para las arcas autonómicas fue de más de 160 millones de euros. Camps está siendo investigado por la compra de Valmor por parte de la Generalitat. Fue la empresa pantalla que se usó para la organización de los campeonatos. Participada por Fernando Roig, Vicente Cotino y Bancaja, desde el primer año recurrió a la caja pública para financiar sus gastos, según un informe del Tribunal de Cuentas. 

Comunidad Valenciana
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios