Trasvase Tajo-Segura: la guerra del agua en la que nadie se moja

  • Pantalla completa
1 de 8
Comparte la fotografía
El verano de 2015 se recordará como en el que se reabrió la guerra del agua, que tanta cola ha traído desde los años noventa y de la que nadie se acuerda cuando el año hidrológico es fructífero. El detonante en esta ocasión ha sido doble: por un lado, la escasez de agua y el estado de las reservas; por otro, los cambios de gobierno de las principales comunidades autónomas implicadas.
2 de 8
Comparte la fotografía
Vista aérea del embalse de Entrepeñas
3 de 8
Comparte la fotografía
Julián Palomar, alcalde (PSOE) de este municipio, reconoce que muchos días les salva el agua que el alcalde del pueblo vecino de Durón (PP) extrae para Chillarón.
4 de 8
Comparte la fotografía
Detalle de la orilla del embalse de Entrepeñas.
5 de 8
Comparte la fotografía
Los municipios ribereños han puesto el grito en el cielo este verano por el estado de los embalses de Buendía y Entrepeñas, situados en las provincias de Cuenca y Guadalajara. Se trata de puntos clave para la compleja legislación que regula el trasvase, es decir, el movimiento de aguas desde el río Tajo hasta la cuenca del Segura.
6 de 8
Comparte la fotografía
La fuente de la plaza Mayor de Chillarón del Rey, a menos de una hora de Guadalajara, lleva desde junio sin verter agua.
7 de 8
Comparte la fotografía
Tanto la Comunidad Valenciana, que es adonde se dirige el agua trasvasada del Tajo, como Castilla-La Mancha, han pasado a estar gobernadas por el PSOE. Manifestaciones, notas de prensa, y pueblos y coches empapelados, son las armas para que se escuche el ‘¡Basta ya!' al trasvase.

La fuente de la plaza Mayor de Chillarón del Rey, a menos de una hora de Guadalajara, lleva desde junio sin verter agua. Los vecinos aseguran que un hilo fino es lo único que sale de los grifos de sus casas a partir de las ocho de la tarde, hasta que los camiones cisterna regresan con el nuevo día. Han dejado secar el césped de la piscina municipal, a la que algunos acuden a ducharse. Julián Palomar, alcalde (PSOE) de este municipio, reconoce que muchos días les salva el agua que el alcalde del pueblo vecino de Durón (PP) extrae para Chillarón. En los pueblos alcarreños de la cabecera del Tajo el agua no entiende de política, pero es a los que más salpica. Lea el reportaje completo

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios