Ingrid Bergman: un siglo de cine

  • Pantalla completa
'Intermezzo: A love story'. de Gregory Ratoff (1939)
1 de 16
Comparte la fotografía

'Intermezzo: A love story'. de Gregory Ratoff (1939)

Remake de la película sueca del mismo nombre que rodó junto a Gustaf Molander, su director fetiche en su país natal.
'Casablanca', de Michael Curtiz (1942)
2 de 16
Comparte la fotografía

'Casablanca', de Michael Curtiz (1942)

'Por quién doblan las campanas', de Sam Wood (1943)
3 de 16
Comparte la fotografía

'Por quién doblan las campanas', de Sam Wood (1943)

'Luz que agoniza', de George Cukor (1944)
4 de 16
Comparte la fotografía

'Luz que agoniza', de George Cukor (1944)

Oscar y Globo de Oro a la mejor actriz.
'Recuerda', de Alfred Hitchcock (1945)
5 de 16
Comparte la fotografía

'Recuerda', de Alfred Hitchcock (1945)

'Las campanas de Santa María', de Leo McCarey (1945)
6 de 16
Comparte la fotografía

'Las campanas de Santa María', de Leo McCarey (1945)

'Encadenados', de Alfred Hitchcok (1946)
7 de 16
Comparte la fotografía

'Encadenados', de Alfred Hitchcok (1946)

'Juana de Arco', de Victor Fleming (1948)
8 de 16
Comparte la fotografía

'Juana de Arco', de Victor Fleming (1948)

'Stromboli', de Roberto Rossellini (1950)
9 de 16
Comparte la fotografía

'Stromboli', de Roberto Rossellini (1950)

'Anastasia', de Anatole Litvak (1956)
10 de 16
Comparte la fotografía

'Anastasia', de Anatole Litvak (1956)

Oscar y Globo de Oro a la mejor actriz.
'Indiscreta', de Stanley Donen (1958)
11 de 16
Comparte la fotografía

'Indiscreta', de Stanley Donen (1958)

'Asesinato en el Oriente Express', de Sidney Lumet (1974)
12 de 16
Comparte la fotografía

'Asesinato en el Oriente Express', de Sidney Lumet (1974)

Oscar y BAFTA a mejor actriz de reparto.
'Nina', de Vicente Minnelli (1976)
13 de 16
Comparte la fotografía

'Nina', de Vicente Minnelli (1976)

'Sonata de otoño', de Ingmar Bergman (1978)
14 de 16
Comparte la fotografía

'Sonata de otoño', de Ingmar Bergman (1978)

'Una mujer llamada Golda', miniserie de Alan Gibson (1982)
15 de 16
Comparte la fotografía

'Una mujer llamada Golda', miniserie de Alan Gibson (1982)

Emmy y Globo de Oro a mejor actriz de miniserie.

"Soy más yo misma cuando soy otra persona", dijo Ingrid Bergman, que este sábado cumpliría 100 años. La actriz, que vivió exactamente 67 años, encontró en el cine el remedio a su timidez y se convirtió en uno de los rostros más aclamados del Hollywood dorado. Tanto es así que está considerada la cuarta actriz más importante por el American Film Institute, tras Katharine Hepburn, Bette Davis y Audrey Hepburn.

La trayectoria de Bergman comenzó en su Suecia natal y saltó a Hollywood para hacer el remake de Intermezzo (1939), pero fue su papel de Ilsa Lund en Casablanca (1942) el que la catapultó a la fama. Tras ella, llegaría Por quién doblan las campanas (1943) y Luz que agoniza (1944), filme con el que ganó su primer premio Oscar.

Después se convirtió en una de las primeras musas rubias (tuvo que teñirse) de Alfred Hitchcok. De hecho, es junto a Grace Kelly la actriz que más rodó con él. Protaganizó tres de sus películas: Recuerda (1945), Encadenados (1946) y Atormentada (1949).

Justo en esa época se cruzó en su vida Roma, ciudad abierta, una película de Roberto Rossellini que le cautivó e hizo que escribiera al director italiano diciéndole que quería trabajar con él. En 1949 llega a Italia para rodar a sus órdenes Stromboli, y es cuando comienza su historia de amor. Además de tener tres hijos -Roberto, Isotta e Isabella-, su relación con Rossellini causa un auténtico escándolo en Estados Unidos, donde estaba su primera marido y su hija y donde acaba por ser declarada persona non grata.

En esta etapa europea, trabajó con Rossellini en Europa 51, Viaggo in Italia, La paura y Juana de Arco en la hoguera. En 1956 rodó a las órdenes de Jean Renoir Elena y los hombres y de Anatole Litvak en Anastasia, papel por el que ganó su segundo Oscar (que recogió Cary Grant) y un Globo de Oro. Se divorció y volvió a Hollywood en 1959, donde fue recibida con los brazos abiertos. 

En esta época teatro, televisión y cine centran su trabajo. En 1974 llegaría su tercer Oscar, esta vez a mejor actriz de reparto, por Asesinato en el Orient Express. Bergman es la segunda actriz con más premios Oscar de la historia, junto a Meryl Streep y sólo superada por Katharine Hepburn. Nina, a las órdenes de Vicente Minelli en 1976, y Sonata de otoño, de Ingmar Bergman en 1978, fueron sus últimos papeles en la gran pantalla.

Tres años antes le habían diagnosticado un cáncer de mama pero no dejó de trabajar. De hecho, en 1981 se trasladó a Israel para filmar la miniserie televisva Una mujer llamada Golda (1982), por la que ganó un Emmy y un Globo de Oro. Fue el último papel de uno de los rostros más poderosos del cine clásico.

Cine
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios