Más allá del mar. Así son los jardines eternos de Sorolla

  • Pantalla completa
Una imagen de la exposición 'Sorolla. Un jardín para pintar'.
1 de 13
Comparte la fotografía

Una imagen de la exposición 'Sorolla. Un jardín para pintar'.

Una imagen de la exposición 'Sorolla. Un jardín para pintar'.
2 de 13
Comparte la fotografía

Una imagen de la exposición 'Sorolla. Un jardín para pintar'.

Una imagen de la exposición 'Sorolla. Un jardín para pintar'.
3 de 13
Comparte la fotografía

Una imagen de la exposición 'Sorolla. Un jardín para pintar'.

Una imagen de la exposición 'Sorolla. Un jardín para pintar'.
4 de 13
Comparte la fotografía

Una imagen de la exposición 'Sorolla. Un jardín para pintar'.

Una imagen de la exposición 'Sorolla. Un jardín para pintar'.
5 de 13
Comparte la fotografía

Una imagen de la exposición 'Sorolla. Un jardín para pintar'.

Una imagen de la exposición 'Sorolla. Un jardín para pintar'.
6 de 13
Comparte la fotografía

Una imagen de la exposición 'Sorolla. Un jardín para pintar'.

Una imagen de la exposición 'Sorolla. Un jardín para pintar'.
7 de 13
Comparte la fotografía

Una imagen de la exposición 'Sorolla. Un jardín para pintar'.

Una imagen de la exposición 'Sorolla. Un jardín para pintar'.
8 de 13
Comparte la fotografía

Una imagen de la exposición 'Sorolla. Un jardín para pintar'.

Una imagen de la exposición 'Sorolla. Un jardín para pintar'.
9 de 13
Comparte la fotografía

Una imagen de la exposición 'Sorolla. Un jardín para pintar'.

Una imagen de la exposición 'Sorolla. Un jardín para pintar'.
10 de 13
Comparte la fotografía

Una imagen de la exposición 'Sorolla. Un jardín para pintar'.

Una imagen de la exposición 'Sorolla. Un jardín para pintar'.
11 de 13
Comparte la fotografía

Una imagen de la exposición 'Sorolla. Un jardín para pintar'.

Una imagen de la exposición 'Sorolla. Un jardín para pintar'.
12 de 13
Comparte la fotografía

Una imagen de la exposición 'Sorolla. Un jardín para pintar'.

Sorolla no fue solo mar. Sorolla fue mujeres, fue fuentes y fue jardines. El pintor más infliyente del Impresionismo español, el mayor referente de la Belle Epoque española también fue pintor de jardines (y jardinero de su propio jardín madrileño), tan y como demuestra la exposición 'Sorolla. Un jardín para pintar', que reúne 120 obras —óleos, bocetos, dibujos, esculturas, azulejos y fotografías— en el Centro Cultural Bancaja de Valencia y que permanecerá abierta al público hasta el 19 de marzo de 2018.

"La exposición relata cómo Sorolla concibió su jardín de artista en su casa de Madrid y la influencia que ejercieron en su obra los patios y jardines de los Reales Alcázares de Sevilla y de la Alhambra de Granada", cuentan desde la organización. "Además, ofrece al visitante la oportunidad de conocer cómo reflejó en su pintura los jardines valencianos".

La exposición es un inciso también de la importancia que dio el artista valenciano al color, variedad, movimiento, vida y luz en sus cuadros, además de descubrir una faceta más desconociada del pintor, que fue su interés por la botánica.

 

Cultura
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios