¿Qué salvarías de tu vida si estuvieras a punto de morir?

  • Pantalla completa
Abdou Ag Moussa, 34 años, está sentado junto a su familia sobre la moto que asegura que le salvó la vida. Brian Sokol / ACNUR
1 de 12
Comparte la fotografía

Abdou Ag Moussa, 34 años, está sentado junto a su familia sobre la moto que asegura que le salvó la vida. Brian Sokol / ACNUR

Alia, 24 años, en el campo de refugiados de Domiz en Kurdistán, Iraq (15 de noviembre de 2012). Brian Sokol / ACNUR
2 de 12
Comparte la fotografía

Alia, 24 años, en el campo de refugiados de Domiz en Kurdistán, Iraq (15 de noviembre de 2012). Brian Sokol / ACNUR

Jean-Baptiste, enfermero, 45 años, en el pueblo de Libenge con su posesión más importante: su carnet de identidad de la República Centroafricana. Brian Sokol / ACNUR
3 de 12
Comparte la fotografía

Jean-Baptiste, enfermero, 45 años, en el pueblo de Libenge con su posesión más importante: su carnet de identidad de la República Centroafricana. Brian Sokol / ACNUR

Iman, 25 años, con su hijo Ahmed y su hija Aishia en el campo de refugiados de Nizip, Turquía (4 de diciembre de 2012). Brian Sokol / ACNUR
4 de 12
Comparte la fotografía

Iman, 25 años, con su hijo Ahmed y su hija Aishia en el campo de refugiados de Nizip, Turquía (4 de diciembre de 2012). Brian Sokol / ACNUR

Bonheur (segundo por la derecha), 9 años, en el campo de refugiados de Boyabo con su familia. Brian Sokol / ACNUR
5 de 12
Comparte la fotografía

Bonheur (segundo por la derecha), 9 años, en el campo de refugiados de Boyabo con su familia. Brian Sokol / ACNUR

Abdou Ag Moussa, 34 años, está sentado junto a su familia sobre la moto que asegura que le salvó la vida. Brian Sokol / ACNUR
6 de 12
Comparte la fotografía

Abdou Ag Moussa, 34 años, está sentado junto a su familia sobre la moto que asegura que le salvó la vida. Brian Sokol / ACNUR

Omar, 37 años, en su tienda de campaña en el campamento de refugiados de Domiz en Kurdistán, Iraq (16 de noviembre de 2012). Brian Sokol / ACNUR
7 de 12
Comparte la fotografía

Omar, 37 años, en su tienda de campaña en el campamento de refugiados de Domiz en Kurdistán, Iraq (16 de noviembre de 2012). Brian Sokol / ACNUR

May, 8 años, en el campo de refugiados de Domiz, Kurdistán, Iraq (16 de noviembre de 2012). Brian Sokol / ACNUR
8 de 12
Comparte la fotografía

May, 8 años, en el campo de refugiados de Domiz, Kurdistán, Iraq (16 de noviembre de 2012). Brian Sokol / ACNUR

Abdou Ag Moussa, 34 años, está sentado junto a su familia sobre la moto que asegura que le salvó la vida. Brian Sokol / ACNUR
9 de 12
Comparte la fotografía

Abdou Ag Moussa, 34 años, está sentado junto a su familia sobre la moto que asegura que le salvó la vida. Brian Sokol / ACNUR

Magboola, 20 años, en el campamento de refugiados de Jamam, Maban, Sudán del Sur. Brian Sokol / ACNUR
10 de 12
Comparte la fotografía

Magboola, 20 años, en el campamento de refugiados de Jamam, Maban, Sudán del Sur. Brian Sokol / ACNUR

Lucie, 38 años, con su esposo e hijo. Sufre una discapacidad física desde niña: no puede poner recta una de sus piernas. Brian Sokol / ACNUR
11 de 12
Comparte la fotografía

Lucie, 38 años, con su esposo e hijo. Sufre una discapacidad física desde niña: no puede poner recta una de sus piernas. Brian Sokol / ACNUR

Una olla, un balón, un pequeño libro… objetos insignificantes para el primer mundo, pero esenciales en muchos lugares del mundo como Irak Mali, Siria o Sudán. Son los restos de una vida mejor que terminó sepultada por la guerra. Lo único que les queda de su anterior casa. Pequeños recuerdos que los refugiados por conflictos bélicos guardan como oro en paño.

El fotógrafo estadounidense Brian Sokol retrató con su cámara a estas personas obligadas a huir en su serie La cosa más importante, retratos de una huida, una muestra que se puede visitar en CaixaForum de Madrid hasta el 31 de mayo. Una pequeña parte de los más de 14 millones de personas se han visto forzadas a escapar de su casa, un tercio de las cuales han emigrado a otros Estados.

Una exposición patrocinada por la Obra Social de La Caixa en colaboración con el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), y que pretende “dar a conocer esta realidad de quien ha tenido que abandonar sus hogares", como ha explicado a EFE la responsable en España del área de Protección de la agencia de la ONU, Marta García.

Con esta serie de imágenes Sokol ha querido poner cara a la tragedia y contar a los visitantes la historia personal detrás de cada imagen, como la de Magboola, que tras resistir junto a su familia ataques aéreos durante meses tuvieron que huir de su pueblo en el estado de Nilo Azul, en Sudán, la misma noche en la que los soldados abrieron fuego. Durante doce días viajó a El Fudj, en Sudán del Sur, llevando con ella a sus hijas y a su olla, su posesión más preciada.

Cultura
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios