Antoni Arissa, el rescate de un artista inesperado

  • Pantalla completa
Tres en escalera, 1930-1936, Archivo Arissa, Fundación Telefónica
1 de 15
Comparte la fotografía

Tres en escalera, 1930-1936, Archivo Arissa, Fundación Telefónica

En el bosque 2, 1923 1929, Colección Telefonica
2 de 15
Comparte la fotografía

En el bosque 2, 1923 1929, Colección Telefonica

Composición 2, 1930-1936, Archivo Arissa, Fundación Telefónica
3 de 15
Comparte la fotografía

Composición 2, 1930-1936, Archivo Arissa, Fundación Telefónica

Leyendo TBO. 1932 Archivo Arissa. Fundación Telefónica
4 de 15
Comparte la fotografía

Leyendo TBO. 1932 Archivo Arissa. Fundación Telefónica

La conversacion, 1923-1929, Colección Telefonica
5 de 15
Comparte la fotografía

La conversacion, 1923-1929, Colección Telefonica

En la cúspide, 1933, Archivo Arissa, Fundación Telefónica
6 de 15
Comparte la fotografía

En la cúspide, 1933, Archivo Arissa, Fundación Telefónica

En la feria 1, 1930-1936, Colección Telefonica
7 de 15
Comparte la fotografía

En la feria 1, 1930-1936, Colección Telefonica

Paleta de pintor. 1930‐1936. Archivo Arissa. Fundación Telefónica
8 de 15
Comparte la fotografía

Paleta de pintor. 1930‐1936. Archivo Arissa. Fundación Telefónica

Tipografia Arissa, 1930-1936, Colección Telefonica
9 de 15
Comparte la fotografía

Tipografia Arissa, 1930-1936, Colección Telefonica

El perseguido, 1930-1933, ColeccionTelefonica
10 de 15
Comparte la fotografía

El perseguido, 1930-1933, ColeccionTelefonica

Madre, carro y niño, 1923-1929, Archivo Coleccion Telefonica
11 de 15
Comparte la fotografía

Madre, carro y niño, 1923-1929, Archivo Coleccion Telefonica

Las manos, 1930-1936, ColeccionTelefonica
12 de 15
Comparte la fotografía

Las manos, 1930-1936, ColeccionTelefonica

Mundial, 1930-1936, Coleccion Telefonica
13 de 15
Comparte la fotografía

Mundial, 1930-1936, Coleccion Telefonica

El beso, 1930-1936, Coleccion Telefonica
14 de 15
Comparte la fotografía

El beso, 1930-1936, Coleccion Telefonica

De la calle deshabitada aparece un hombre perseguido por una sombra sin dueño. Viene directo hacia aquí, abrigado hasta la cabeza y con las manos en los bolsillos. La mañana parece fría, aunque el sol recorta su perfil sobre la ciudad. Atrás queda la bruma. ¿De dónde habrá salido? ¿De dónde viene? ¿Dónde estabas escondido, Antoni Arissa? Ha tardado ochenta años en llegar hasta nosotros, en un viaje milagroso que empezó en el desmantelamiento de la casa familiar a su fallecimiento. Algunos negativos se salvaron de la limpieza, pero la mayoría fueron a parar a la basura. Este final nos suena. La familia reconoce a este periódico que no supieron valorar lo que había acumulado el impresor, tipógrafo y fotógrafo. 

Cultura
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios