Otto Dix, el pintor traumatizado por la Primera Guerra Mundial

  • Pantalla completa
Calavera. The Trustees of the British Museum ©DACS 2014
1 de 11
Comparte la fotografía

Calavera. The Trustees of the British Museum ©DACS 2014

Tropas avanzando en un ataque con gas. The Trustees of the British Museum ©DACS 2014
2 de 11
Comparte la fotografía

Tropas avanzando en un ataque con gas. The Trustees of the British Museum ©DACS 2014

Trincheras colapsadas. The Trustees of the British Museum ©DACS 2014
3 de 11
Comparte la fotografía

Trincheras colapsadas. The Trustees of the British Museum ©DACS 2014

Almuerzo en las trincheras. The Trustees of the British Museum ©DACS 2014
4 de 11
Comparte la fotografía

Almuerzo en las trincheras. The Trustees of the British Museum ©DACS 2014

Muerto en el lodo. The Trustees of the British Museum ©DACS 2014
5 de 11
Comparte la fotografía

Muerto en el lodo. The Trustees of the British Museum ©DACS 2014

Víctimas del gas, Templeux-la-Fosse, Agosto de 1916. The Trustees of the British Museum ©DACS 2014
6 de 11
Comparte la fotografía

Víctimas del gas, Templeux-la-Fosse, Agosto de 1916. The Trustees of the British Museum ©DACS 2014

Pasando lista a las tropas que regresan. The Trustees of the British Museum ©DACS 2014
7 de 11
Comparte la fotografía

Pasando lista a las tropas que regresan. The Trustees of the British Museum ©DACS 2014

Cadáver de un caballo. The Trustees of the British Museum ©DACS 2014
8 de 11
Comparte la fotografía

Cadáver de un caballo. The Trustees of the British Museum ©DACS 2014

Guardia en las trincheras. The Trustees of the British Museum ©DACS 2014
9 de 11
Comparte la fotografía

Guardia en las trincheras. The Trustees of the British Museum ©DACS 2014

Transportando a los heridos en el bosque Houthulst. The Trustees of the British Museum ©DACS 2014
10 de 11
Comparte la fotografía

Transportando a los heridos en el bosque Houthulst. The Trustees of the British Museum ©DACS 2014

La historia la escriben los vencedores, decía George Orwell. Ahora, en el centenario del comienzo de la Primera Guerra Mundial, una exposición ofrece el punto de vista de los derrotados. En este caso desde la obra de Otto Dix, pintor de la Nueva Objetividad y el Expresionismo alemán, que fue testigo en sus propias carnes del horror de la Gran Guerra, lo que marcó para siempre su trabajo.

19 pinturas del artista que se podrán disfrutar en el De La Warr Pavilion de Essex, Inglaterra, hasta el próximo 27 de julio. En ellas se puede ver el trauma que el conflicto bélico dejó en el artista, que 10 años después de volver de las trincheras dibujó estos retratos del horror.

Soldados muertos, calaveras, animales en descomposición, cadáveres... esas son las señas de identidad de estas obras que prueban el estrés postraumático que sufrió Dix.

Heridas de una guerra que vio cómo se reabrían cuando poco más de 20 años después comenzaba la Segunda Guerra Mundial. Ya convertido en un artista famoso Dix vio como pasaba del lado de los patriotas a los señalados por el régimen nazi. Su obra fue de las bautizadas como ‘Arte degenerado’ y parte de ella fue estuvo en la exposición de Múnich de 1937, antes de ser quemada.

En 1938, la Gestapo le detuvo, acusándole de haber participado en el atentado contra Hitler en Múnich y pasa dos semanas en la cárcel.

Sus traumas se vuelven a abrir cuando en 1945 es, de nuevo, llevado al frente y hecho prisionero por los franceses.

La guerra contada desde la línea de combate, vista con los ojos de alguien que ha sufrido su horror en primera persona.

Cultura
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios