Los instrumentos que cambiaron el curso de la Segunda Guerra Mundial

  • Pantalla completa
M1 Garand
1 de 11
Comparte la fotografía

M1 Garand

Calificado por el General Patton como "el mayor instrumento de batalla jamás ideado", este fusil semiautomático de calibre 30 daba la posibilidad de cargar hasta 8 cartuchos, teniendo un alcance efectivo de 550 metros. Tras la Segunda Guerra Mundial, el M1 fue empleado por las tropas americanas en las guerras de Corea y de Vietnam.

Bombardero B-17 Flying Fortress
2 de 11
Comparte la fotografía

Bombardero B-17 Flying Fortress

Este cuatrimotor fabricado por Boeing, y utilizado tanto por la USAAF como por la RAF, era capaz de alojar en sus entrañas casi 8000 kilos de explosivos y 13 ametralladoras. Semejante bombardero dio una ventaja fundamental a los aliados, tanto en el escenario europeo como en el Pacífico. 640.000 toneladas de explosivos fueron lanzadas en territorio nazi desde el B-17. Otro rasgo característico era su velocidad, pudiendo alcanzar un máximo de 450 kilómetros por hora: un avión bastante rápido considerando sus enormes dimensiones.

Granada Mk2
3 de 11
Comparte la fotografía

Granada Mk2

Conocida popularmente como la piña, la bomba de fragmentación MK2 tenía una envoltura capaz de romperse en miles de pedazos de metralla ardiente. En un radio de 10 metros la granada era letal. El soldado que la lanzaba tenía entre cuatro y cinco segundos para escapar antes de la explosión.

M101
4 de 11
Comparte la fotografía

M101

Se trata de un obús de 105 mm, de complexión clásica y robusta, que a pesar de su peso era fácil de transportar, muy preciso y extremadamente fiable. Su mayor capacidad destructiva se conseguía cuando los M101 se colocaban en línea. Apoyando a las tropas de tierra o colocados sobre vehículos, los M101 tenían un alcance de más de 11 kilómetros y demostraron ser un arma vital para los ataques de larga distancia. Actualmente, algunos ejércitos, incluidos algunos miembros de la OTAN, siguen utilizándolo.

M2 Browning
5 de 11
Comparte la fotografía

M2 Browning

Esta potentísima ametralladora pesada de calibre 50 era capaz de dañar el casco de un barco y tumbar un caza enemigo. Se fabricaron 2 millones de M2 durante la Segunda Guerra Mundial, convirtiéndola en una de las armas más versatiles, empleadas tanto en tierra, como en mar y aire. La M2 era capaz de disparar 550 veces por minuto con un alcance de casi 6,5 kilómetros.

M4 Sherman
6 de 11
Comparte la fotografía

M4 Sherman

En comparación con otros tanques empleados por los enemigos, como el Panzer IV alemán, el M4 Sherman era un tanque mediano muy criticado por su falta de robustez. Sin embargo, Estados Unidos fue capaz de fabricar masivamente este modelo, colocando sobre el campo de batalla alrededor de 50.000 de ellos entre 1942 y 1946. Además de poderse producir de manera masiva, la principal ventaja del Sherman era su velocidad. El tanque se modificó, convirtiéndolo en anfibio, y fue un arma fundamental durante el desembarco de Normandía.

Bazuca
7 de 11
Comparte la fotografía

Bazuca

Según el general Eisenhower, el bazuca fue una de las claves que permitieron la victoria aliada durante la Segunda Guerra Mundial. La mayor efectividad del bazuca se demostró a la hora de derribar tanques, si bien se utilizo también, combinado con el fósforo blanco, contra las tropas de infantería. Ligero y fácil de producir de manera masiva, durante el conflicto circularon por los campos de batalla alrededor de 500.000 bazucas.

KA-BAR
8 de 11
Comparte la fotografía

KA-BAR

El cuchillo más famoso de los Marines de los Estados Unidos, con una hoja de casi 18 centímetros, era una auténtica herramienta multiusos. Con el tiempo acabó siendo adoptado por todos los cuerpos del ejército.

M1 Thomson
9 de 11
Comparte la fotografía

M1 Thomson

Conocido también como "Chicago typewriter" (la máquina de escribir de Chicago) ya que era el arma empleada por los gángsteres durante la ley seca, el subfusil M1 Thompson fue una de las armas ligeras más efectivas. Distribuida tanto entre las tropas americanas como entre las británicas y las francesas, era capaz de realizar hasta 700 disparos por minuto.

Bomba atómica
10 de 11
Comparte la fotografía

Bomba atómica

No podía faltar en esta lista el arma de destrucción masiva que cambio definitivamente el curso del conflicto. Sendas bombas lanzadas sobre las ciudades de Hiroshima y Nagasaki acabaron con la vida de 200.000 personas, sin contar los muertos derivados de las secuelas. Aún hoy está en discusión si semejante masacre fue realmente necesaria. El Proyecto Manhattan, que se encargó de su desarrollo, era tan secreto que el propio presidente Truman no supo de su existencia hasta que no llegó al cargo. A pesar de que se han desarrollado muchas otras bombas nucleares desde la Segunda Guerra Mundial, las de Hiroshima y Nagasaki han sido las últimas utilizadas en combate.

El paso desde las batallas de trincheras de la Gran Guerra hasta los complicados escenarios que surgieron durante la Segunda Guerra Mundial obligó a los estados en conflicto a crear o perfeccionar toda la tecnología armamentística que hasta entonces habían desarrollado.

Ametralladoras, tanques, aviones, granadas... Entre los motivos por los que las tropas aliadas se impusieron en la contienda se encuentran estas 10 razones de peso.

Alma, Corazón, Vida
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios